“Una baja o una alta autoestima pueden llevar a la pasividad o a la acción, al fracaso o al éxito”.(Nathaniel Branden )

El modo en que nos vemos y sentimos con respecto a nosotros mismos afecta en forma decisiva, todos los aspectos de nuestra experiencia, desde la manera en que funcionamos en el trabajo, en el amor o el sexo, hasta nuestro proceder como padres y las posibilidades que tenemos de progresar en la vida.

Nuestras respuestas ante los acontecimientos dependen de quienes pensamos que somos.

Los dramas de nuestra vida son los reflejos de la visión intima que tenemos de nosotros mismos, por lo tanto la autoestima es la clave del éxito o de fracaso…

El aprecio o amor por uno mismo, la aceptación y la autoconfianza en nuestras posibilidades, son los tres pilares fundamentales que nos servirán para tener una autoestima positiva y lo que nos va a permitir sentirnos bien con nuestra forma de SER de SENTIR y de ACTUAR, pudiendo experimentar satisfacción, sentirnos sanos, felices y capaces de afrontar las dificultades que nos encontramos a lo largo de nuestro camino.

La falta de autoestima es incompatible con una vida feliz y mentalmente sana, pues desemboca fácilmente en la depresión

“ Algunos se quieren tan poco que se cierran a los contactos con otras personas, prefieren no tener vida sentimental que sufrir por su causa” ( Chistophe Andrè )

Estas personas están cerradas a sentir con escasa capacidad de expresión e incapaces de crear. Está demostrado que la falta de autoestima está relacionado con la mayoría de los problemas que afectan a nuestra sociedad : el aumento de la agresividad y violencia, la delincuencia, el alcoholismo, la toxicomanía, el fracaso escolar, y numerosas enfermedades físicas y psíquicas como la anorexia, la bulimia, el insomnio, la ansiedad y por supuesto la depresión. Y si queremos dar una respuesta a estas dificultades y enfermedades cada vez más numerosas, deberemos todos los implicados en la sanidad y en la educación observar el concepto que las personas tienen de sí mismas, ya que la autoestima es sinónimo de bienestar, quererse es, sin ninguna duda, un factor de prevención de la salud muy poderoso.

Quienes confían en sí mismos son abiertos a sentir, a expresarse y a vivir su vida de forma creativa

Una autoestima favorable es como un seguro de vida, te hace resistente para poder dar respuesta a las dificultades y a los problemas que la vida te plantea y es la clave para el éxito en la salud, en el trabajo, en la amistad y en el amor…

La autoestima,  no es algo que nos viene dado por la herencia, es producto del aprendizaje, y en esta vida todo puede aprenderse. Sí consideras que eres una de esas personas que deberían fortalecer su autoestima, tómatelo en serio, te juegas mucho en ello, y para empezar :

• Convéncete de su importancia.

• Conócete mejor.

• Acéptate tal y como eres.

• Actúa, márcate objetivos y responsabilízate con ellos.

• Expresa tus sentimientos.

• Establece relaciones.

• Comparte interese, sentimientos, ideas y proyectos.

• Practica la empatía.

• Busca situaciones y ocupaciones que te permitan disfrutar y experimentar placer.

• Considérate valioso, capaz de aprender y digno gozar de la felicidad.

 

CADA UNO LLEGARÁ A SER EN LA VIDA LO QUE SU AUTOESTIMA LE PERMITA…

Por ello quiérete, ámate, mímate y valórate y disfruta cada instante cada momento de la vida porque al igual que TÚ…ES ÚNICA…

 

 

LEAVE A REPLY