De vez en cuando…cuando uno no puede más…cuando se siente ahogado…no encuentra una salida…no se siente feliz…sientes que no encajas…que no llegas….que te vas apagando…..Es bueno romperse…..aquí os invito a leer este relato….

 

¿Y qué sucede si me animo a romperme, si las murallas que alguna vez yo misma levanté, pensando serían mi protección, comienzan a caer a mis pies?

El mundo nos exige que aguantemos, todo lo posible. Que siempre debemos sonreir, pese a que la tristeza anide en nuestros ojos, no quejarnos, seguir y seguir pese a todo. Aunque por dentro nos resquebrajemos día a día hasta que nos terminemos acostumbrando.

¿Y si de pronto digo BASTA y ejerzo mi derecho intransferible de rebelarme?

Porque de vez en cuando es sano hacer un alto en el camino y dejarse romper, aunque esté mal visto, aunque no tenga marketing ni sustento, al menos no para los demás.

¿Y qué significa ROMPERSE?

Mi definición de rompimiento sería dejar salir lo que tengo dentro. Mi ego, el creer que puedo con todo, mis frustraciones, mi ira, mi enojo, mi bronca, todo lo que pensé que yo era. Animarme a ver todo lo que intenté manejar en silencio, en la intimidad de mi alma, lo que no pude llevar a cabo, mis crisis. Y también mi luz, la que sé muy bien que será la que me rescate cuando finalmente este proceso termine y yo salga victoriosa: porque me habré animado a parar, cerrar los ojos y preguntarme

¿cómo quiero seguir de ahora en más? ¿Dónde dejé mis sueños, lo que alguna vez me prometí en los albores de mi juventud?

Cuando al fin las cáscaras caigan, me sentiré liviana, victoriosa, porque no me traicioné. Al final habré ganado una poderosa batalla, la que a pesar del miedo y la incertidumbre de no tener todas las respuestas, pude librar sólo por amor a mí.

ƝƛƬƛԼƖƛ ԼЄƜƖƬƛƝ

LEAVE A REPLY